CHARGER SRT® HELLCAT WIDEBODY

EMBLEMA DE HONOR

En el caso de que el rugido del motor hubiera dejado alguna duda, podrán encontrarse los emblemas Hellcat alrededor y dentro del Charger SRT® Hellcat Widebody.

GUARDABARROS AMPLIOS

Al diseñarse con 3.5 pulgadas más de ancho en comparación con un modelo Charger estándar, el SRT® Hellcat Widebody cuenta con una vía más ancha, que le permite mostrar una apariencia amenazante y lograr una estabilidad impresionante.

INTERIOR

Al sentarte en un Charger SRT® Hellcat Widebody, encontrarás materiales inspirados en el desempeño, la tecnología más novedosa y dos pedales que hacen que cada viaje sea apasionante.

NEUMÁTICOS, RUEDAS Y FRENOS

Al combinar el vehículo con neumáticos Pirelli® más anchos, ruedas de 20x11 pulgadas y frenos Brembo de desempeño ultraalto, obtienes un paquete diseñado para que puedas enfrentarte a prácticamente todo.

CHARGER SRT® HELLCAT REDEYE WIDEBODY

POTENCIA LEGENDARIA

Gracias a sus 797 caballos de fuerza y el rugido de su motor HEMI® V8 6.2L supercargado, el Charger SRT® Hellcat Redeye Widebody se lleva el premio del sédan de producción masiva más potente y rápido del mundo.

NEUMÁTICOS, FRENOS Y RUEDAS

Los neumáticos Pirelli® tienen un ancho de 11 pulgadas, por lo que brindan un agarre impresionante. Además, cuando se combinan con ruedas livianas de 20 pulgadas en Carbon Black y frenos Brembo con la marca SRT®, ruedan con estilo y frenan con confianza.

GUARDABARROS AMPLIOS

Las espectaculares extensiones en los guardabarros agregan 3.5 pulgadas de ancho en comparación con el Charger estándar. Esto posibilita la colocación de neumáticos más anchos, una vía más ancha y una estabilidad impresionante a alta velocidad.

INTERIOR

En el interior, predominan la exclusividad y el desempeño, desde los materiales hasta la tecnología y los emblemas.

FLUJO DE AIRE

El funcional capó SRT® con inducción de aire incluye dos extractores de calor para mantener la temperatura del motor y suministrar aire al supercargador.

CHARGER JAILBREAK

DISEÑADO PARA LA SUPERACIÓN